En la X Edición del Máster en Interpretación de Guitarra Clásica de la Universidad de Alicante, año 2022, el guitarrista flamenco Dani de Morón ofreció un curso sobre introducción a la guitarra flamenca. También ofreció una recital de guitarra flamenca en el ADDA.

DANI DE MORÓN. Guitarrista flamenco

Daniel López Vicente nació en Sevilla el 6 de septiembre de 1981, aunque toda su vida ha residido en Morón de la Frontera. Al ser Morón un pueblo con una fuerte tradición guitarrística y flamenco, comienza a tocar y a acompañar en peñas y concursos hasta que surge la necesidad de aprender a tocar para el baile y se traslada hasta Sevilla donde la Academia de Matilde Coral pasa a convertirse en su segunda casa. Comienza así una etapa en la que compaginará el acompañamiento al cante, con el acompañamiento al baile, la composición y la guitarra de concierto. Experiencia que la abrirá la puerta de las grandes compañías de baile como la de Antonio Canales, Javier Latorre, y Manuela Carrasco, entre otras. Sin embargo, el espaldarazo definitivo le llega al ser solicitado por el maestro Paco de Lucía para que lo acompañe como segunda guitarra en la gira del disco “Cositas Buenas”, lo que le abrirá una nueva dimensión y lo catapultará a la primera línea de la guitarra flamenca.

Graba su primer disco en solitario bajo el título de “Cambio de Sentido” (2012) por el que recibiría el Premio Flamenco Hoy de la crítica al Mejor disco de guitarra solista. Y en la XVII Bienal de Sevilla recibirá los Giraldillos a la Mejor guitarra de concierto y al Mejor espectáculo. Poco después graba su segundo trabajo en solitario, “El sonido de mi libertad” (2015). No obstante su espíritu inquieto lo ha llevado a trabajar en proyectos musicalmente eclécticos junto a artistas de la talla de Dave Liebmann, Aaron Diehl o Concha Buika, con los que se ha introducido en los circuitos internacionales del Jazz y la World Music.

Así pues, con su tercer trabajo discográfico “21” nominado a los Grammy Latinos, para el que se ha rodeado de los nombres más importantes del cante de este siglo, Dani de Morón, ha abierto definitivamente la frontera de su sonanta a  una etapa en la que la técnica, la armonía y las afinaciones ocupan un papel tan importante como el tradicional toque a cuerda “pelá” y el abundante uso del pulgar sobre las graves en el que se educó siendo un niño.